Saltar navegación

Olga Isla

Madrid, 1959Pinturas de Olga Isla

“Interpretación del paisaje urbano utilizando sus residuos”, gira en torno a la pintura matérica y sus posibilidades de expresión.
Las sociedades actuales marcadas por la cultura de “usar y tirar” pero conscientes, cada vez más, en los últimos años de la nocividad de ciertos elementos en el medio ambiente, así como la necesidad de reducir determinados costes de fabricación, han sido decisivos para iniciar y desarrollar una conducta de reciclaje (vidrio, papel, plástico, medicamentos, …) en las colectividades urbanas. Lo inservible se convierte en útil. El ciclo no termina, comienza.
La reutilización de los desechos que las sociedades producen, no sólo tienen un fundamento medioambiental o económico, artísticamente también lo tienen. Si bien los motivos pueden ser diferentes. La entrada de materias diversas, distintas a las tradicionalmente utilizadas en la pintura se produjo tras la Segunda Guerra Mundial, desarrollándose a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta. Por tanto, no es insólito, la novedad es aportada por los materiales utilizados, su tratamiento, motivos o razones para su empleo y la reflexión pretendida con su organización y composición en el soporte pictórico.
Es la constante búsqueda y rescate de materiales, su organización y su conexión con la pintura para buscar la armonía, el caos, un concepto o pensamiento, el eje de rotación de éste proyecto.
En síntesis, la intención es “hacer visible lo invisible”. Validar lo que en apariencia no lo está (desechos) y enfatizar materiales que conviven permanentemente con nosotros a los que asignamos exclusivamente funcionalidad (cemento, escayola …), para así representar intuitivamente (la abstracción organizada fuerza a la interpretación conducida) los desequilibrios urbanos, reflejo de los sociales.

NOTA BIOGRÁFICA:
Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid. Desarrolla su carrera profesional durante más de 20 años. Simultáneamente participa en los Talleres Municipales de pintura de Pozuelo de Alarcón (completando su formación autodidacta) y en las exposiciones de final de curso organizadas por la Casa de Cultura. También forma parte de otras tres exposiciones colectivas de pintura.
Abandona su carrera de economista, para dedicarse íntegramente a su formación artística, en el año 2007, fecha en la que tras superar la prueba de acceso a Bellas Artes de la UCM, comienza a estudiar Bellas Artes en CES FELIPE II (Aranjuez) de la UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID.
Es seleccionada todos los años para participar en la exposición de final de curso, en la disciplina de Pintura y en el año 2010 también en la de Procedimientos y Creación Escultórica, que organiza la Facultad de Bellas Artes de CES FELIPE II en el Centro Cultural Isabel de Farnesio (Aranjuez).
En el curso 2010-2011 inicia el cuarto curso de Bellas Artes.