Saltar navegación

Terry Haggerty - Still Motion

Ivorypress presenta la obra de Terry Haggerty. El artista británico toma las formas naturales, las formas ambiguas y los objetos manufacturados y los convierte en composiciones lineares cautivadoras que oscilan entre el plano y el espacio dimensional utilizando composiciones  sencillas  de  dos colores, así como arreglos lineares de  múltiples colores pintados en paneles moldeados en madera y metal forjado.

Mediante la sencillez de la línea curva, Haggerty estira el plano pictórico más allá de donde alcanza la mirada, utilizando líneas paralelas que se tuercen hasta perderse de la vista, definiendo así el espacio visible y el invisible. Dentro de los confines de una forma delineada y desde un punto de vista único se pueden visualizar los ángulos múltiples de un constructo que pudiera parecer contradictorio.

El foco de la percepción va mutando gradualmente hacia las cualidades visuales del objeto pintado. El observador resulta atraído por la planitud de las formas y por el acabado técnicamente consumado de las superficies que irradian un aspecto de cuasi mecánica perfección. No se aprecia acumulación de  pintura  sobre  pintura  sino  una  superficie  mate  que  no  aporta  ninguna  pista  sobre  su  fabricación, preservada bajo una capa de barniz.

Para  su  primera  muestra  en  Ivorypress,  Haggerty  ha  optado  por  explorar  un  territorio  nuevo  con  una serie de pinturas recientes que se alejan de sus obras inspiradas en la línea y que juegan con áreas contundentes  de  colores  planos  que  se  retuercen  y  serpentean  sobre  la  superficie.  Las  secciones recortadas hacen las veces de elementos positivos y negativos con los que se definen las estructuras variantes y que dan a la imagen un aspecto más dinámico y escultural. Otras obras se doblan y giran, entrando  y  saliendo  del  espacio,  formando  construcciones  a  modo  de  nudos  que  evocan pistas de carreras o cruces de carreteras.

La muestra incluye también un relieve mural tridimensional que introduce un elemento físico en la obra al combinar una imagen pintada con una estructura de metal. Al faltar un código esencial, la composición resultante revela un defecto en la conversión desde la imagen pintada a la forma real. Sin embargo, el ojo que observa es capaz de pausar el raciocinio para viabilizar este objeto sintetizado.

Terry  Haggerty nació  en  1970  en  Londres  (Inglaterra)  y  vive  en  Berlín  (Alemania).  Ha  expuesto en numerosos museos y galerías de todo el mundo, entre los que destacan Von Bartha, Basilea; Sikkema Jenkins, Nueva York; Max Hetzler, Berlín; Museo Hammer, Los Ángeles; Museo Aldrich, Connecticut y el Museo de Arte Moderno de Fort Worth, Texas. Entre sus encargos murales destacan los realizados para el Dallas Cowboys Stadium de Arlington, Texas; Munich Re, Londres y el de Roche Diagnostics, Indianápolis. Haggerty ha recibido varios premios, incluidos el premio de la Fundación For-Site (2009), el premio John Anson Kittredge (2003) y el premio de las artes de Natwest (1999).