Saltar navegación

Melania Smith. Farsa y artificio

El MACBA presenta una muestra monográfica de Melanie Smith (Poole, Reino Unido, 1965) examinando en profundidad la trayectoria de la artista a través de más de 120 obras.

Un «palimsesto gigante»: así define su trabajo Melanie Smith (Poole, Reino Unido, 1965), a quien el MACBA dedica una gran exposición, la más exhaustiva organizada en Europa hasta la fecha, que revisa la trayectoria de la artista en profundidad. La muestra reúne más de 120 obras (esculturas, ensamblajes, relieves, pinturas, obras en vídeo, fotografía e instalaciones) realizadas desde principios de los noventa hasta hoy e incluye piezas de nueva producción. Afincada desde 1989 en México, donde ha desarrollado su carrera, Smith ha sido testigo del impacto de la modernización capitalista, la globalización neoliberal y el hiperconsumismo, y el colapso de la modernidad. En su trabajo, al igual que un palimsesto (manuscrito que todavía conserva huellas de otra escritura anterior), coexisten varios niveles de significado, y el contraste entre su país de origen y el de adopción resulta clave para su obra. Por ese motivo, el recorrido se estructura en núcleos temáticos, formando una constelación de obras de distintos momentos que evidencian las continuidades de motivos recurrentes en toda su producción: Abstracción, Urbano, Color, Cuerpo, Arqueología, Naturaleza y Escala.

Melanie Smith nació en el Reino Unido en 1965, pero desarrolla su carrera en la escena artística mexicana desde los años noventa, una época en que ese país atrajo a artistas procedentes de todo el mundo. En 1989 Smith dejó atrás las tensiones político- económicas de la Gran Bretaña de Thatcher para instalarse en México, país al que representó en la Bienal de Venecia de 2011. Ambos contextos –el mexicano o, en sentido más amplio, latinoamericano, y el británico o, más extensamente, la cultura anglosajona o eurocéntrica- son esenciales en su obra. Desde los años ochenta, Smith ha abordado temas interrelacionados que abarcan los efectos de la industrialización, la economía y la estética de la abstracción, la urbanización, el colonialismo y, más recientemente, la naturaleza y la entropía. En toda su obra lleva a cabo un trabajo de arqueología de la modernidad.

 La exposición toma su título de la obra de Smith Farsa y artificio (2006), una instalación que incorpora múltiples pinturas colocadas una frente a otra. Esta obra plantea temas e intereses recurrentes en su obra, en especial, las relaciones entre modernidad y su reclasificación. En su trabajo Smith despliega un juego continuo entre farsa (en el sentido de lo absurdo, burla o parodia) y artificio (entendido como artificialidad y engaño y, en última instancia, como el «artificio de la razón») y aplica estos conceptos a la sociedad contemporánea y lo que se ha denominado «modernidad barroca».

Melanie Smith. Farsa y artificio yuxtapone obras de distintos momentos que evidencian las continuidades de motivos recurrentes en toda su producción. Se estructura en siete núcleos temáticos: Abstracción, un recurso para hablar de los fracasos de la estética de la modernidad (Estadio Azteca. Proeza maleable, 2010); Urbano, que explora la megalópolis de Ciudad de México a una escala micro y macro (serie Ciudad espiral, 2002- 2004); Color, intensificado, sintético o químico, para obtener una experiencia fenomenológica del mismo (Bulto, 2011); Cuerpo, como algo absurdo y grotesco; Arqueología, una arqueología de la modernidad y de las historias del colonialismo económico e imperial desde la perspectiva presente (Irreversible/Ilegibilidad/Inestabilidad, 2012); Naturaleza, como contrapunto de lo urbano que permite reflexionar sobre el colonialismo, la modernidad industrial y la degradación medioambiental en la era de la globalización (Xilitla. Desmantelado 1, 2010, y Fordlandia, 2014); y, por último, Escala, en la que los contextos natural y urbano dan ocasión de experimentar con extremos de escala y percepción (Farsa y falsedad, 2017-2018).